viernes, 25 de noviembre de 2016

Hablando de... - [4] Géneros y demografías en el manga

Hace un tiempo que quería realizar esta entrada ya que veo que no se tiene muy claro la diferenciación, tanto en manga como anime, entre género y demografía.

En mi caso voy a hablar de España, pues es donde vivo y del que estoy más enterado como las personas y las editoriales hablan de estos términos.


Empiezo definiendo que es cada cosa:
  • Género: Etiquetas utilizadas para enmarcar una obra dentro de unas estructuras predefinidas. Son usadas para saber de que va a ir una obra y si los temas que se van a tratar dentro de la misma son de tu interés. Ejemplos: Romance, Acción, Aventuras, Psicológico, Terror, etc.
  • Demografía: Los mangas en Japón son sacados en revistas (semanales, quincenales o mensuales, etc.), dichas revistas tienen un público objetivo que en Japón se puede dividir en:
    • Kodomo: Su público objetivo son los niños, tanto mujeres como hombres.
    • Shônen: Su público objetivo son hombres jóvenes.
    • Shôjo: Su público objetivo son mujeres jóvenes.
    • Seinen: Su público objetivo son hombres adultos.
    • Josei: Su  público objetivo son mujeres adultas.
Una cuestión importante a la hora de hablar de géneros y demografías es que no influye en ningún momento hacia que público está orientado dicho producto en los temas que se tratan en la obra y esto es importantísimo. Obviamente sin pisar la linea de la edad que es otro tema aparte.

Se suele decir que el shônen trata de mangas donde un protagonista (normalmente hombre) va en busca de aventura, género acción-aventura, pero esto es incorrecto pues un caso muy vistoso es Your Lie in April (Shigatsu wa Kimi no Uso) que trata sobre música y romance pero al ser serializada en la Shounen Magazine (Monthly) y dicha revista, al comprar mayoritariamente adolescentes hombres, pues se le pone shônen como demografía.
En los shôjos se suele decir que sus historias son románticas y de amor (suele ser adolescente pero hay de todo) por lo que, volviendo a retomar el caso de Shigatsu, se creía que dicha obra era shôjo porque tenía romance y era más bien acaramelada.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Aquí dejo un artículo interesante que habla sobre algunos shôjos publicados en nuestro país y que tristemente se han olvidado con el paso de los años. Y decir queda que no os dejéis llevar por las etiquetas de "esto lo leen mujeres" o "esto lo leen hombre" es una diferenciación muy tonta a estas alturas de la vida.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La forma que tienen los japoneses de ver la sociedad es una forma muy machista, centrada en los roles de género y la cual supone que por el mero hecho de ser hombre o mujer te tiene que gustar un determinado grupo de historias.
Esta forma de ver las cosas es muy arcaica y se ha extrapolado mal al mercado manga español, pues nunca se ha explicado bien al lector la diferencia entre género y demografía y, además que las editoriales se dediquen a cambiar las demografías según les conviene no hace ningún favor al lector.

Prácticas editoriales
El mal uso de la demografía por parte de las editoriales es un tema ya conocido.
Las demografía shôjo y josei no ha contado con muchos adeptos en nuestro país durante unos muy largos años por lo que el anuncio de dichas licencias viene siempre acompañado con cierta desconfianza por parte de la editorial, y no sería para menos mirando el historial de algunos de nuestras licencias como Nodame Cantabile o Life, ambas de Norma Editorial y que no terminaron de funcionar.
Con el anuncio de una licencia de estas demografías siempre viene un pero. Este pero suele ser de dos tipos el "es un shôjo pero atípico", usado normalmente para que así todo tipo de público lo compre ya que mucha gente no compra un determinado tipo de manga por llevar la etiqueta shôjo, usado por casi todas las editoriales; y la otra práctica es anunciar un shôjo o josei que en realidad sea de demografía shônen o seinen, sobretodo influido a la etiqueta de si tiene amoríos es un shôjo/josei.

Términos de géneros que pueden ser de interés
Como ya he dicho arriba la gente suele usar el término shônen para referirse al género de acción-aventuras el término correcto a usar es nekketsu que es el género donde nuestro protagonista (generalmente hombre) se enfrenta a incontables enemigos por proteger un ideal puro. Ejemplos: Hokuto no Ken (El puño de la estrella del norte), Dragon Ball, Naruto, One Piece.
A su vez existe un término para el género deportivo al que se le suele referir como spokon, este está bastante más extendido y a poco que estés en el mundillo te sonará. Ejemplo: Eyeshiel 21, Touch (Bateadores), Hajime no Ippo, Slam Dunk.
El género mahô shôjo es actualmente bastante conocido, significa chica mágica y se basa principalmente en que una chica (generalmente adolescente) que consigue un poder y tienen que proteger a algo/alguien del mal. Ejemplos: Card Captor Sakura [la tiene Norma Editorial pero actualmente no tiene link], Sailor Moon, Full Moon wo Sagasite (FullMoon, en busca de la luna llena), Gakuen Alice (Alice, Escuela de Magia).
Otro nombre usado para definir a un género es gekiga, es lo que comúnmente se usa para catalogar a una obra adulta pero en el ámbito de los temas tratados sobretodo por enfocarse en el drama humano, la psicología de los personajes y sus desgracias. Fue usado entre los años 60s y 80s para referirse a un género más adulto y actualmente dicha palabra está en desuso. Ejemplos: Hi no Tori (Fénix), Adolf, Golgo 13, Ashita no Joe.

Yaoi y Yuri ¿Demografía o género?
Respuesta corta y concisa, es un género.
Yaoi se usa para definir al género que engloba una relación amorosa entre dos hombres, también se suele conocer por el nombre de boys love o su abreviatura BL.
Yuri, género que engloba la relación amorosa entre 2 mujeres.
El problema del uso de estos nombres radica cuando se usa a su vez que shôjo-ai y shônen-ai, y aquí hay también un problema de concepto. Antes he explicado que el shônen y shôjo son una demografía pues bien el shôjo-ai y el shônen-ai son géneros y esto es debido a que la creación de dichas palabras son de procedencia estadounidense, cuando se crearon no se tenía muy claro la diferencia entre género y demografía y claro, pasó lo que pasó. Pero vamos a lo importante, que significan, shôjo-ai y shônen-ai, pues bien son las historias de amor entre dos mujeres o dos hombres, respectivamente; la diferencia principal con el yoai y yuri es que el uso de las primeras hace referencia a una relación más inocente, sin mostrar nada de sexo explícito. Esto no quiere decir que el yoai y yuri sea solo sexo, lo que pasa es que el shôjo-ai/shônen-ai no lo incluyen seguro y el yaoi/yuri puede que si.

Demografía, un problema cultural
Nota: Con lo que voy a decir a continuación creo que voy a levantar polémica ya que voy a hablar de roles de género y constructos sociales por lo que si no te gusta este tema puedes dejar de leer aquí porque esta última parte se va a centrar exclusivamente en eso.
Nuestra sociedad tiene un problema y es que la propia sociedad nos construye, hace que por el simple hecho de nacer hombre o mujer nos bombardeen con determinados estímulos. Si eres hombre tienes que ser duro, fuerte, no puedes llorar, los sentimientos son cosas de chicas, etc; y si eres mujer tiene que ser frágil, delicada, vestirte de forma correcta, gentil, etc.
Esto ha repercutido de forma muy notoria en la forma de organizar el manga, ya que las revistas donde se publica dicha obra tiene un público objetivo. El problema radica en que no se han diferenciado por géneros, si no por demografías, haciendo entender que la persona que compra dicha revista no lo hace en función de sus gustos si no porque se espera que dicha persona, por haber nacido hombre o mujer, la compre; dando así una falsa sensación de que a los hombres les gusta un GÉNERO determinado y a las mujeres otro.
Y aquí voy, por constructo social se ve raro que un hombre consuma shôjo/josei porque está hecho para la mujer y viceversa, se ve raro que una mujer consuma shônen/seinen, esto último bastante menos. La cuestión es que en pleno siglo XXI hablar de demografías tal y como se hace para definir los gustos de una persona es un retroceso por lo que considero que el uso de dicho término tendría que irse paulatinamente eliminando a la hora de definir una obra y decir solo si es recomendable para niños, adolescentes o adultos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...